In Articulos de interés

Las TIC han sido en Beta herramientas de soporte básico en el desarrollo de la formación. Pero en las circunstancias actuales se convierten en un elemento indispensable para asegurarnos de que nuestro alumnado está recibiendo un adecuado apoyo docente sin necesidad de poner en potencial peligro sus vidas viniendo a clase.

Y si dentro de las TIC destaca un recurso para romper la distancia física y estar lo más cerca posible de nuestros alumnos y alumnas son las plataformas que permiten realizar videollamadas para impartir clases en directo de manera digital.

¿Quieres conocer qué herramientas utilizamos en Beta para nuestras clases oposiciones?

MOODLE

Lo primero que debe saber un alumno que se matricula en Beta Formación es que va a tener acceso a nuestra Moodle, donde dispondrá de la información que los docentes vamos subiendo sin cesar. Ya sean test, esquemas, legislación actualizada o resúmenes de la materia a estudiar. Todo ello está a su alcance con tan solo unos clics de ratón.

Pero, además, por medio de los foros tenemos la posibilidad de establecer una comunicación entre alumnos y docentes, mantenerlos informados de posibles novedades y motivados frente a la desazón y el abandono formativo.

¿Pero es que las clases se pueden impartir a través de Moodle?

Pues en cierto modo sí, aunque claro está, no de una manera bidireccional como permiten hacerlo los servicios de videollamada, de los que luego hablaremos.

La manera de realizar una videoclase en Moodle consiste en que el docente se grabe a si mismo impartiendo su sabiduría. Tras visionar la grabación y comprobar que la información aportada es la que se pretendía aportar, se sube a la plataforma y el alumnado es avisado de que lo tiene a su disposición.

Es en ese momento cuando se restablece el diálogo académico entre docente y discente. Se le indica al alumno que en una fecha y hora determinada se abrirá un foro donde el profesor  resolverá en tiempo real las dudas que haya podido generar la materia objeto de la videoclase.

Amén de añadir cualesquiera otra información que el docente considere que le va a resultar al alumno aprovechable para su formación.

SISTEMAS DE VIODEOLLAMADA: SKYPE Y ZOOM

SKYPE

Lo realmente interesante de este programa desde el punto de vista formativo es que permite impartir auténticas clases virtuales con un número importante de alumnos, y en las que la interacción entre el alumnado y el docente es total ya que apenas hay un pequeño retraso de milisegundos en las conversaciones.

Quizá haya quien piense que dar una clase en esas condiciones es imposible, o en el mejor de los casos un guirigay insufrible en el que es poco probable que la gente se entere realmente de lo que el profesor está diciendo, y mucho menos aprender algo.

Por mi experiencia y la de mis compañeros, puedo asegurar que no es así.

Sin embargo, sí que es cierto que fácil, fácil, lo que se dice fácil, pues tampoco resulta, no debemos engañarnos. Requiere una cierta dosis de coordinación por parte del profesor, altas dosis de respeto por parte de todos los participantes y claro está, es interesante tener una conexión a internet de banda ancha, pero sobre todo con una señal que fluctúe lo menos posible. Así nos evitamos los momentos en los que se congela la imagen, o que la voz de nuestros interlocutores parezca salida de ultratumba.

ZOOM

Dentro de las posibilidades que ofrece este programa, tenemos la curiosa opción de instalar un fondo virtual para llevar a cabo nuestras reuniones, ya sea porque seamos muy celosos de nuestra intimidad o porque nos apetezca introducir un toque original o serio, el caso es que es un recurso del que podemos disponer.

Otro recurso de Zoom que me ha parecido curioso y que os quiero compartir, es la posibilidad de crear salas de espera virtuales. Cuando programamos una clase, los invitados, en este caso los alumnos, usarán nuestro link y en ese momento aparecerán en una lista de espera. De este modo, podremos seleccionar individualmente cuáles de ellos aceptamos o si entran todos de golpe. También podemos aprovechar para configurar de inicio que los invitados tengan desactivado el micrófono o la cámara y muchas más cosas.

Zoom también nos permite, al igual que ocurre con los otros programas mencionados, compartir nuestra pantalla con el resto de participantes de la videoconferencia, ya sea para realizarles una exposición de PowerPoint o bien porque en un momento determinado queramos que vean lo mismo que nosotros. Para ello, sencillamente hay que utilizar la función de compartir pantalla.

Por último, este programa, al igual que el Skype, permite la grabación de la videoclase, con lo que debemos ser cuidadosos con este recurso, ya que recordemos que las grabaciones realizadas a terceras personas tienen implicaciones legales.

Entonces…

¿cómo se imparten las clases por videoconferencia?

Como decía, lo principal para que una videoclase pueda impartirse en buenas condiciones, es la coordinación por parte del profesor. No sólo para actuar como moderador entre los distintos participantes, indicando quién habla, y en qué momento (en el caso de que requiera una interacción con los alumnos durante la impartición de la materia). Sino también porque es él el que debe planificar la clase adecuadamente.

Aunque cada docente planifica a su modo, para que tú, que nos lees, puedas obtener una imagen mental de cómo sería una clase, explicaré de forma esquemática, la manera en la que yo lo haría y hago.

En primer lugar, hay que determinar con exactitud la materia que se va a impartir, esto evidentemente es tan importante en las clases virtuales como en las presenciales. Si el alumnado llega a la videoclase con la lección bien aprendida, como se suele decir, le será más fácil seguir al profesor en sus explicaciones, pero además podrá tener una participación en la clase más integrada, contestando eventuales preguntas por parte del docente o planteando las que el alumno por su parte considere necesarias para asimilar el temario.

En segundo lugar, es importante establecer una serie de reglas de conducta para que el foro no se convierta en un zoco, con varias personas hablando al mismo tiempo y sin escucharse. El profesor en principio imparte la materia, pero los monólogos, salvo los del Club de la comedia, no suelen ser muy entretenidos. Por ello, es interesante que dentro de lo posible se haga participar al alumnado en la clase. Ya sea lanzándoles preguntas cortas que permitan que se impliquen en el desarrollo de la clase o por medio de test previamente preparados y proporcionados al alumno para su corrección en la videoclase. Todo esto posibilita que los alumnos deban permanecer más atentos y hace la clase más amena.

Por último, señalar que para llevar a cabo todo eso, el profesor deberá establecer cuándo habla él, y cuándo debe hablar cada alumno; determinar, en suma, un turno de palabra que permita la interacción, pero sin que hable más de una persona a la vez, cosa que siempre es importante pero que no siempre llevamos a cabo. Pero que en este tipo de clases es imprescindible para que los alumnos oigan al docente, éste a los alumnos y estos entre sí.
¿Te gustaría conocer de primera mano estas herramientas y probar una clase gratis?
Pues haz click aquí, envíanos un mensaje y reserva tu plaza.

Recent Posts
aprendizaje a distancia
Abrir chat