Duración: 8 horas
Precio: 72 €

FECHA DE INICIO: 11 de Noviembre

HORARIO:  Sábados de 9.30 a 13.30 horas

  • CONTENIDOS

    a. Definir lo que quiere obtener de la otra persona.

    Tener claro qué es lo que quiere de la otra persona, cuál es esa petición a la que usted necesita que digan que “sí”.

    Si usted es un vendedor, seguro quiere que un cliente diga que si a la compra de un producto. Si su empresa tiene un sitio web, entonces lo que usted quiere de sus visitantes es que llamen a su empresa o visiten su local comercial con la intención de comprar.

    Tener claro qué es lo que quiere y luego desarrollar una estrategia para lograrlo.

    b. Defina fragmentos más pequeños

    Esa solicitud principal seguro la puede dividir en fragmentos más pequeños, los cuales puede hacer ver como pequeños favores a los que irremediablemente hay que decir que si, después de todo, nadie quiere quedar como una mala persona.

    En el mundo del marketing esto se suele aplicar de la siguiente manera.

    Por ejemplo, se dice que, si ha gustado del artículo que acaba de leer, entonces que le dé un “me gusta”, que comparta en redes sociales, que se suscriba al boletín de correo.

    Estos pequeños favores implican menos esfuerzo, es decir, es mucho más fácil acceder a ellos, que comprar directamente.

    Una vez una persona realice cualquiera de estas pequeñas acciones, entonces se puede ingresar a otro proceso que se realiza a través de marketing en redes sociales y el email marketing, los cuales ayudarán a madurar el proceso de ventas.

    c. Prepare su primer si

    Crear una estrategia de tal manera que se asegure de que va a recibir un “sí” por respuesta. Esto lo consigue a partir de que la otra persona haga algo sencillo, que no implique mucho esfuerzo, y puede reforzar esta predisposición ofreciendo algo a cambio.

    d. Cultive la confianza

    De los sentimientos más importantes en toda relación, es la confianza.

    Lo único que nunca se puede arriesgar a perder es la confianza de la otra persona.

    Por ejemplo, en una relación de pareja, si uno de ellos descubre que el otro le ha estado mintiendo, es probable que por ese solo hecho, la relación se destruya, es muy difícil confiar en aquella persona que te dice mentiras.

    Pues lo mismo sucede en el mundo de los negocios, ya que, como podrías invertir tu dinero en alguien en quien no tienes confianza.

    La labor del marketing en redes sociales, el email marketing y el marketing de contenidos, es la de construir esa confianza.

    La confianza nace en primer lugar, al ser reconocidos y recordados por alguien, y es aquí donde debemos publicar contenido de interés a través de los diferentes canales.

    Un contenido que tenga la capacidad despertar emociones como el asombro, la sonrisa, la admiración y la sorpresa.

    Con el tiempo la persona se sentirá en confianza, y estará dispuesto a realizar una compra, o acceder a una solicitud.

    Entendamos esto de la siguiente manera, suele suceder que alguien antes de realizar una compra en un sitio web, mira las redes sociales, si al mirar en Facebook o Twitter, esta persona tiene dos seguidores y esas personas están hablando mal, entonces no hay manera de confiar en ese sitio; pero si por el contrario tiene muchos seguidores y todos los comentarios son buenos, entonces esto genera automáticamente confianza.

> PREINSCRIPCIÓN

volver a los cursos